Escribo muy, muy despacio.

No te saltes líneas, yo también tengo el vicio de leer en diagonal 😉

Elijo cuidadosamente mis palabras para precisar los matices, intento evitar la redundancia e incluyo signos de puntuación donde considero que enriquecen la entonación de esa voz interior a la que escuchas leer en este instante.

Y te preguntarás: ¿de qué va este blog? ¿eres enésimo flipado que piensa que una legión de aduladores vendrá a adorarte y subirte el ego por revelarles la verdad que sólo tú (oh poderoso y magnánimo) conoces?

Hay muchas cosas que tenemos en la cabeza, pero hasta que no las verbalizamos no les damos forma. Ideas a las que les das vueltas y las repasas, añadiendo detalles y relacionándolas con otras ideas. Si tienes que escribirlas o contárselas a un amigo, ¡bum! se materializan y descubres no sólo una conclusión que no veías, sino todo un razonamiento que las sostiene. Y lo que es mejor: al exponer esas ideas a otros y escucharlos, pruebas su robustez. Ves nuevos argumentos que refuerzan tus puntos y ves debilidades y enfoques que no habías considerado.

Mi objetivo no es obtener reconocimiento, sino verdad. Seguramente mis textos ayuden e inspiren y seguramente los comentarios me aporten muchísimo más.

Sinergia: 1 + 1 > 2 (de mi fuerte creencia en la sinergia, motivo de este blog, hablaré en el primer post)

No mediré el éxito en visitas, sino en la calidad de los comentarios. El auténtico triunfo está en hacer comunidad, en encontrar gente que aporta valor y establecer un lazo con ellos.

Este blog se basa completamente en la siguiente pregunta: ¿qué puedes ofrecer que no ofrezca nadie más?

En Internet hay blogs absolutamente brillantes, pero desgraciadamente también abundan bastantes blogs de temas “repetidos”. Hay muchos artículos que son refritos de las mismas ideas de siempre y hay muchos blogs (y medios) cuya razón de ser es la ultimísima actualidad, el sensacionalismo en el titular y una alta cadencia de artículos para que haya mucha rotación de visitas. Es lo que en lenguaje dos punto cerdo se llama Clickbait. (estoy muy muy cansado de “las 10 mejores…”, “las 5 cosas que…” etc etc)

Aquí no habrá nada de eso. Voy a publicar poco, pero haré todo lo posible por dar la máxima calidad. Preveo 3 categorías principales:

  • Temas introspectivos que escribo con la intención de que a cada uno le evoque algo diferente y propio de él mismo.
  • Temas que serán más bien una síntesis de puntos de vista sobre un tema con la intención de que juntos exploremos la casuística y nos acerquemos a la verdad.
  • Temas chorras: me gustaría hacer una recopilación de la inmensa barbaridad de conspiranoias que hay en Internet y el escepticismo que he desarrollado al respecto o una recopilación de lo más WTF que he encontrado (hacedme caso, nunca perderéis la capacidad de asombro xDDD).

Además, en cada artículo los enlaces pueden tener 3 niveles de importancia:

  • Azul cosas que quiero que leas antes de continuar.
  • Rojo cosas que podrían interesarte para ampliar, no es obligatorio para entender el artículo.
  • Gris fact-check, comprobación de hechos. Quiero que cada afirmación tenga su verificación. También para cuando sólo quiero indicar la fuente.

Mis posts se escriben para ser inmortales.

Esto significa que voy a ser juanramoniano: ningún post es definitivo. Siempre habrá detalles que corregir y nuevos ejemplos o enlaces que añadir. Me opongo a los artículos novela, quiero sintetizar bastante.

Escribo despacio, muy despacio. Llevo 2 horas sólo para este texto.

Tu sólo debes leer normal. Y seguramente te haya llevado 5 minutos.

Escribir, cocinar y programar se parecen mucho: necesitan muchísimo más tiempo en prepararse que en consumirse. Pero el trabajo bien hecho te llena de satisfacción 😀

¿Por qué Solitude Fortress?

Fortress of Solitude era la fortaleza invernal de Superman. Un lugar donde el héroe se encontraba a sí mismo y reflexionaba sobre lo sucedido y lo que estaba por suceder. Un lugar donde aislarnos del ruido del mundo para pensar con claridad y definir nuestra esencia, fragmentada en pequeños cristales, para luego volver a la acción.

Ese idilio mental es el que trato de construir aquí.

Nos leemos 🙂

fofs2